Estamos literalmente al lado de la playa. No hay tiempo que perder. Al llegar guardas el coche y mientras bajas los bolsos, el resto de la familia se cruza a la playa.